Goya, «pintado» por Andrea

JUGAR A ESCRIBIR

Antonio Albertus Morales_Andrea Ballester López

Apenas unas palabras para presentaros el cuento de Andrea Ballester, alumna de 4º de ESO del IES Poeta Julián Andúgar, de Santomera. Como cada año, el Departamento de Lengua y Literatura programa los libros que han de ser leídos y comentados a lo largo del curso – ¡qué gusto hablar de ellos oralmente, con las mesas alrededor, formando un círculo para vernos todos las caras, despojados de tensión y prestos a decir qué pensamos de la historia que hemos leído!-. En el tercer trimestre, hemos trabajado Cinco cuentos sobre Velázquez, de la editorial Oxford. Cada uno de ellos está escrito por un autor de reconocido prestigio dentro del mundo de la literatura juvenil: Eliacer Cansino, Joan Manuel Gisbert, Xosé A. Neira Cruz, Daniel Nesquens y Xabier P. Docampo. Los cuentos son diferentes, aunque con el nexo común de que todos debían estar basados en algún cuadro del pintor sevillano. ¡Pintura y literatura!¡Literatura y pintura! (Ut pictura poesis, “lema” de Horacio). Más cerca en el tiempo y en el corazón, mi amigo, el catedrático de Universidad, Pedro Guerrero Ruiz, no hubiera tardado en mencionar una palabra clave – ¡como fea en su fonética!- en este asunto, ékfrasis, para significar la interrelación semiótica entre pintura y literatura. Sea como fuere, los cuadros inspiraban historias. “Palabras como figuras o grafías con color”. Escritura creativa en el aula. Los modelos estaban hechos y los alumnos presentes. Faltaba el reto. Impuesto, es cierto, al principio.

                   ¿Seríais capaces vosotros de hacer algo parecido?

                  ¿Basándonos en un cuadro de Velázquez?

Y la imposición inicial fue dejando paso a la negociación, mientras yo los veía merodear alrededor del cebo.

                  No. ¡Qué va! Velázquez reduciría mucho vuestro ámbito. Coged – “de vuestra alegre primavera…, (nunca como ahora tan significativa la cita del clásico) – el artista o la creación que queráis. Es más: no tiene que ser solamente el mundo de la pintura; vale la escultura o la arquitectura.

                  Ah, bueno. Entonces, ¿podemos “coger” lo que queramos?

                  Por supuesto.

(¡Ya eran míos!).

Y pasó el tiempo. Hubo recorridos intertextuales e interdisciplinares. Y fueron enviándome sus creaciones, que no eran más que reinterpretaciones cercanas del modelo – a veces, pura “casualidad” con el mismo – a mi bandeja de entrada del correo. Y esas mismas palomas mensajeras les eran devueltas con las comas necesarias, sanadas algunas palabras, corregidos giros…, en fin, que con ese juego de escritura creativa, algo hacíamos todos para que, además, la correcta expresión fuera mejorando.

Un día llegó “El infierno es demasiado dulce”, el cuento de ANDREA BALLESTER LÓPEZ, con la imagen del cuadro de Goya, Saturno devorando a un hijo. Y un día empezó la clase con la lectura de la obra que la autora hizo a sus compañeros. Hubo un silencio tan creativo, que sentí en las caras de mis pupilos el placer de escuchar historias. Al acabar, sonaron unos aplausos “muy verdaderos”, tanto, que ya solo tuve palabras de agradecimiento para la autora y para su público. Después, la clase…¡qué importaba ya lo demás!

Os dejo, también a vosotros, con  Goya, “pintado” por Andrea.   

1 comentario en “Goya, «pintado» por Andrea

Deja un comentario